Noticias

21 Mar 2021

HISTORY INVESTIGA CON JAIME MAUSSAN TRES CASOS SOBRE LA CAÍDA DE OVNIS EN “LOS OVNIS DE LOS ÁLAMOS”

San Antonio, Aztec y Roswell: tres eventos relacionados con la caída y recuperación de naves no identificadas en las inmediaciones de la planta nuclear de Los Álamos, en Nueva México, que ocurrieron entre 1945 y 1948, justo después de la detonación de la primera bomba atómica.

HISTORY estrena el especial LOS OVNIS DE LOS ÁLAMOS, que de la mano del ufólogo y periodista mexicano Jaime Maussan investiga y profundiza en tres casos históricos sobre la caída de OVNIs en los alrededores de la planta nuclear de Los Álamos, Nueva México. Entre 1945 y 1948, al menos cuatro naves no identificadas cayeron a tierra, “muy probablemente debido a la interferencia que generaron radares muy potentes de microondas para la protección del único lugar donde se producían bombas atómicas en 1947” -cuenta Maussan- en las inmediaciones del Laboratorio Nacional Los Álamos, Nuevo México, una de las instituciones científicas y de investigación nuclear más grande e importante del mundo.

En esta producción, el especialista Maussan abordará este misterio aún sin resolver que ha acontecido en nuestro planeta relacionados a la caída y la recuperación de naves extraterrestres que ocurrieron en tres lugares distintos muy cercanos el uno del otro: San Antonio, Aztec y Roswell, todos en Nueva México.

 

Maussan viaja al lugar donde ocurrieron los hechos, en los alrededores de Trinity Site, lugar bautizado por Robert Oppenheimer, el creador de la bomba atómica en 1945. “Resulta verdaderamente extraordinario que los casos relacionados a estrellamientos de objetos voladores no identificados hayan ocurrido todos cerca de este lugar. Lo cual nos permite relacionarlos. Y muy posiblemente la causa haya sido algunos radares que utilizaban microondas, radares precisamente que fueron descontinuados por el peligro que significaban no solamente para la aviación sino para aquellos que los operaban. Estos radares muy posiblemente fueron la causa por la que cayeron tantos objetos que fueron atraídos hasta este sitio, el lugar donde fue detonada la bomba nuclear”, explica.

 

El primer caso, en San Antonio, permaneció oculto por más de 70 años. Sucedió el 16 de agosto de 1945, cuando una nave de características inusuales se estrelló, justo un mes después de la explosión de la bomba nuclear detonada el 16 de Julio de 1945 y conocida como la Prueba Trinity. Remigio ‘Reme’ Baca y José Padilla, en ese entonces dos pequeños niños, llegarían montando sus caballos hasta la zona de la caída luego de escuchar una explosión, y así se convertirían en los únicos testigos directos del accidente. Uno de los aspectos más sobresalientes del caso es que estos chicos tuvieron una visión clara de los seres que se accidentaron en la nave. De ese disco volador, unos días después de la caída, los niños extraerían una pieza de metal que conservaron y que se ha mantenido oculta durante años.

 

En su investigación, Jaime habla con los testigos presenciales del hecho, Reme y José, quienes relatan su experiencia alienígena y con los militares, que el 28 de agosto de 1945 transportaron la nave en un convoy. Baca además, comparte los análisis de la pieza de metal extraída del interior de la nave: un artefacto extraordinario compuesto por aleaciones que no solo no existirían durante la Segunda Guerra Mundial sino también que contiene nanotubos de carbono en su estructura, que parecen ser orgánicos, una tecnología que no parece ser de nuestro planeta.

 

En el segundo caso, ocurrido el 3 de julio de 1947, Maussan aborda el caso OVNI más famoso de la historia: “Roswell”.  El 8 de julio de 1947, el Roswell Daily Record publica en su portada una noticia que ya es historia: que la Fuerza Áerea habría recuperado una nave extraterrestre. Un día después, el 9 de julio, la FF.AA. diría que se equivocó y que se trataba tan solo de un globo meteorológico.

 

Maussan viaja al lugar exacto donde en 1947 el granjero Mac Brazel de Corona, Nueva México, descubrió unos restos dispersos de un objeto desconocido que se habría estrellado en la noche del 3 de julio. Allí, Maussan mostrará el hangar donde fueron guardados los cuerpos recuperados del platillo volador estrellado. Pese a los esfuerzos del gobierno por encubrir las evidencias del caso, Jaime encontró varios testigos y recopiló extraordinarios testimonios, entre ellos el de la fallecida en 2017 Frankie Rowe, quienes confesaron que permanecieron en silencio por décadas debido a las amenazas de muerte. Sin embargo, las impactantes revelaciones de esta investigación hablan por sí solas sobre la veracidad de los hechos.

 

El tercer incidente relacionado a uno los platillos voladores de Nueva México ocurrió en Aztec el 25 de marzo de 1948. La tercera nave extraterrestre recuperada, con una estructura de 30 metros, descendió con 14 seres extraterrestres muertos en su interior.  Maussan visita el lugar donde la nave se posó sobre una meseta con  sus tripulantes fallecidos, hecho que fue presenciado por más de 20 testigos. Además, Jaime con  su equipo visitará bases militares secretas donde existieron radares que podrían explicar la caída de las naves. Estos radares no solo ponían en peligro la aviación comercial sino la salud de quienes los operan.

 

Hoy, más de 70 años después, sabemos que el Ejército se sentía amenazado por seres de origen desconocido, mucho más avanzados que los seres humanos y por eso decidieron mantener silencio, tal y como se señala en el memorandum que Guy Hottel le envió al director del FBI Edgard Hoover. A pesar de que la propia agencia de investigación quiso descartar este documento como irrelevante, se demuestra que es realmente muy preciso”, cuenta Maussan. Y agrega: Además, poco antes de morir, el oficial de comunicación de la base aérea del Ejército en Roswell Walter Haut, redactó una carta ante notario donde dio a conocer todos los secretos en torno a la estrategia que se siguió para desvirtuar el caso de la nave extraterrestre que se estrelló en Roswell: “No solo porque está convencido de que la nave y los seres que vio no eran de este mundo sino porque rebela la estrategia de los militares para distraer la atención del estrellamiento ocurrido al norte de Roswell donde se recuperó una nave completa con al menos cuatro ocupantes, uno de ellos vivos”, concluye Maussan.

 

Cabe destacar que HISTORY además estrenará el próximo 24 de abril “Círculos de cultivo”, documental en el que Jaime Maussan investiga las evidencias de lo que podría ser un contacto masivo de comunicación extraterrestre: señales cósmicas y mensajes celestiales plasmados sobre la tierra en campos de cultivo en la oscuridad y en solo unas cuantas horas. En este especial, Jaime viaja hasta Wiltshire, el condado inglés donde se producen más círculos de cultivo en el planeta. Esta área ha sido desde antaño un importante centro espiritual y comercial con estructuras megalíticas como Stonehenge, además de ser un lugar estratégico para bases militares en Inglaterra. Jaime intentará interpretar la importancia espiritual e impacto medioambiental de esta región, lo cual puede explicar porque este condado es el epicentro del fenómeno de los Círculos de Cultivo. En este especial, Maussan investiga estos asombrosos mensajes alrededor del mundo, donde círculos asombrosos han aparecido no solo en Inglaterra, sino por toda Europa, Estados Unidos, Brasil, y México.

MÁS NOTICIAS